Los caballos, como la mayoría de otros mamíferos, pueden crear su propia vitamina C. El papel de la vitamina C en la dieta fué hasta hace poco muy poco estudiada. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que los suplementos de vitamina C puede ser beneficiosos para los caballos estabulados, aquellos que sufren problemas respiratorios y caballos enfermos.

La vitamina C es un antioxidante soluble en agua y muy importante para la salud del caballo. Se fabrica a partir de
vitaminaCglucosa en el hígado. Las tasas de producción propia es de aproximadamente de 72 g por día.

Previene del daño de los radicales libres, regenera otros antioxidantes como la vitamina E y está implicado en la estructura del tejido conectivo. Las concentraciones en el fluido de pulmón y plasma sanguíneo de los caballos afectados con obstrucción de las vías respiratoria (RAO) se reducen, y se cree que las necesidades de vitaminas C son mas altas en estos caballos, que en los caballos sanos. Los investigadores han demostrado que la vitamina C suplementaria aumenta las concentraciones plasmáticas de la sangre en el fluido de revestimiento del pulmón.

La dosis diaria recomendada de vitamina C complementaria es de 10-30 mg por kg de peso corporal al día, para caballos bajo estrés, caballos enfermos, y aquellos con RAO. Esto es equivalente a 5.15 g diarios para un caballo medio de  500 kg. Todos los caballos estabulados están expuestos a mayores niveles de irritantes en el aire y alérgenos, e incluso los que no tienen la enfermedad clínica como RAO debe tener apoyo respiratorio extra, que incluye las vitaminas C y E.

La fuente de vitamina C suplementaria utilizada es importante porque algunos tipos son más biodisponibles para el caballo que otros. El ácido ascórbico, la forma más común, tiene una baja absorción en el caballo, mientras que el monofosfato de ascorbilo y el palmitato de ascorbilo tienen una mayor biodisponibilidad. El Palmitato de ascorbilo se cree que es el más biodisponible, pero su uso en suplementos está prohibitivo por su alto precio. Por lo que el monofosfato de ascorbilo es la mejor opción por su relación calidad-precio.

Los suplementos de vitamina C no debe interrumpirse bruscamente, hay que disminuir la ingesta gradualmente durante 1-2 semanas. Detener abruptamente puede interrumpir la propia síntesis del cuerpo y conducir a niveles menores  y por ello un mayor riesgo de infección. Un exceso de vitamina C es inútil, ya que actúa como un pro-oxidante, aumenta la acidez en el cuerpo y puede provocar trastornos intestinales.

Caballos enfermos y estresados, aquellos con RAO y caballos estabulados pueden beneficiarse de un complemento dietético de vitamina C.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.