La respiración es una información muy importante y muy fácil de observar por el propietario y así tener una idea sobre la salud del caballo. Esto nos dará una idea de su estado físico de nuestro amigo y como se debe actuar.

El ritmo normal de respiración de un caballo es de 8 a 16 respiraciones por minuto. La frecuencia se puede triplicar cuando el caballo camina.

Si un caballo tiene una actividad física exigente y con temperaturas altas, este ritmo puede incrementarse a 120 respiraciones por minuto.

También tenemos que observar la comparación del ritmo del corazón con el ritmo de respiración en caballos que es usualmente alrededor de 4:1.

Eso quiere decir que el corazón late 4 veces por cada vez que el caballo inhala aire. Si observamos que este ritmo es más alto que el ritmo del corazón, el caballo tiene un problema serio y tendremos que tomar medidas para solucionarlo.

El caballo debe parar y descansar hasta que la condición se corrija por sí misma. Si la condición no se corrige por sí misma, el jinete debe llamar al veterinario.

Cualquier tipo de sufrimiento aumenta el ritmo de respiración de un caballo. Dolor, fiebre, toxicidad, enfermedad o trabajo pueden aumentar este ritmo.

Para determinar el ritmo de respiración uno puede observar los costados del caballo o las fosas nasales. El abdomen sube y baja con cada respiración lo que causa que los costados se muevan hacia adentro y hacia afuera.
Las fosas nasales de los caballos se expanden y contraen con cada respiración. Poner la mano enfrente de las fosas nasales del caballo puede ayudarle a determinar como respira el caballo.

Si observa cualquier ritmo de respiración extraño, no dude en avisar a su veterinario para que le realice una exploración sobre su salud y especifique unas pautas a seguir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.