A menudo se encuentran caballos abandonados o maltratados que necesitan ser rehabilitados. En este articulo vamos a comprender como manejar a estos caballos, y realimentarlos ya que normalmente están desnutridos.

Desde 2008, con la crisis, los caballos abandonados o entregados a refugios y que llegan en malas condiciones han aumentado en número.

Estos caballos llegan con una condición corporal baja (puntuaciones de 1 a 3 en la escala de 9 puntos) debido a la inanición continua. Esta condición corporal lleva a una gran cantidad de preguntas para los cuidadores.

Para las organizaciones o las personas que asumen esta responsabilidad, la rehabilitación es más exitosa si cuentan con un plan de realimentación.

Cuando maneje un caballo en estas malas condiciones lo primero es llamar a un veterinario para que realice un examen físico que medirá el peso corporal. Ademas hará una analítica de sangre y otras pruebas que nos llevara a ver claramente el estado físico del caballo.

El estado físico puede afectar al sistema gastrointestinal (GI) del caballo. Al pasar un tiempo prolongado sin comer, los cambios físicos en el intestino delgado y grueso, comprometen la capacidad para digerir nutrientes. Por lo tanto, es difícil recuperar la condición corporal o establecer un apetito saludable.

caballo abandonado

Cuando vuelva a alimentar al caballo rescatado malnutrido, tenga en cuenta su capacidad para interactuar de forma segura con el caballo. Algunos caballos han sido maltratados y pueden reaccionar a la defensiva. Tenga cuidado con esto cuando el caballo comience a rehabilitarse y gane energía.

Calcule la ingesta de energía digestible (DE) con el peso corporal actual, no con el peso deseado. Una ecuación para ayudar a estimar DE es: DE MCAL / DÍA = Peso corporal en KG x 0.03. Esta cantidad debe calcularse lentamente durante varios días y alimentarse “continuamente” a lo largo de las 24 horas del día.

Alimentar con forraje de alta calidad junto con un alimento de fácil digestión puede ser un buen punto de partida. Una dieta basada principalmente en el forraje ayuda a regenerar el tracto gastrointestinal. Cuando se combinan con alimentos fácilmente digeribles, como los diseñados para caballos Senior, a menudo son un buen punto de partida.

El tracto GI es sensible y los trastornos digestivos podrían potenciarse si se dispone de forraje y alimento de libre elección. Los cambios repentinos y los incrementos en la cantidad de alimentos elevan el riesgo de síndrome de realimentación.

El síndrome de realimentación se produce cuando un animal malnutrido consume demasiadas calorías y nutrientes. Esto podría potenciar el fallo multiorgánico y posiblemente la muerte.

La orientación veterinaria y nutricionista es clave para ayudar a garantizar que el caballo regrese a la salud. La rehabilitación completa puede llevar semanas, meses y en casos severos años. Un caballo con un estado de carnes de 1 puede tardar casi un año en alcanzar el peso idea.

Se debe tener cuidado y garantizar que el proceso de rehabilitación incluya ejercicio físico seguro. Un caballo atado puede desarrollar otras condiciones o hábitos dañinos si no está expuesto a una cantidad segura de actividad física.

Lentamente, introduzca ejercicio físico (el primer par de días puede que solo incluya una caminata lenta en la línea de plomo) y sea paciente, porque al final el caballo recuperará la fuerza, el equilibrio y la capacidad para realizar ejercicio físico.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.