El Síndrome de Rabdomiolisis Equina (ERS) es un problema grave que afecta a todo tipo de caballos. Tradicionalmente, se  ha denominado de diferentes maneras, como enfermedad del lunes, azouria, miositis o tying-up. Existe una gran controversia sobre cual es la causa de este síndrome. Se ha llegado a la conclusión de que esta patología engloba una serie de enfermedades que provocan un síntoma común, la desestructuración y posterior necrosis del tejido muscular debido al ejercicio inapropiado con el consiguiente dolor muscular.

El desarrollo de esta enfermedad está influido por factores como las rutinas de ejercicio, el sexo del animal, la edad y el temperamento del caballo, así como la dieta y la presencia de cojeras.

En caballos de paseo se da sobre todo en animales que tras estar toda la semana descansando en el box, el fin de semana realizan un ejercicio intenso. De ahí viene el nombre de “enfermedad de los lunes” ya que esta patología solía presentarse este día de la semana.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS TÍPICOS?

Los signos clínicos de este síndrome ocurren después del ejercicio. Los más comunes son la rigidez y el dolor muscular. Se dan principalmente en los músculos de la zona posterior del dorso y en la zona de la grupa.

Otros síntomas que aparecen son: sudoración excesiva, respiración rápida y superficial, aumento de la frecuencia cardiaca y temblores musculares. En los casos más extremos también podemos encontrar caballos que rehúsan  moverse y que producen una orina de color oscuro debido a la liberación de mioglobina (por parte del tejido muscular dañado) que llega al riñón.

Los casos de Síndrome de Rabdomiolisis varían desde subclínicos (sin síntomas) a graves. En los procesos graves se produce un daño masivo del tejido muscular. Como consecuencia de este daño nos encontraremos una insuficiencia renal por la saturación del riñón por la mioglobina.

CLASIFICACION DEL SINDROME DE RABDOMIOLISIS EQUINO Y SUS CAUSAS.

Esta patología se divide en dos tipos: crónica y esporádica.

La forma crónica del síndrome de rabdomiolisis o  miositis provoca episodios repetidos con gran frecuencia sin ser necesario un ejercicio fuerte. Se debe a varias causas, como la rabdomiolisis de esfuerzo recurrente (RER), la miopatía de almacenamiento de polisacáridos de tipo 1 (PSSM1), la miopatía de almacenamiento de polisacáridos de tipo 2 (PSSM2), la hipertermia maligna (MH) y la miopatía miofibrilar (MFM).

La miositis esporádica es un episodio aislado o varios episodios poco frecuentes de necrosis muscular a causa del ejercicio.
Todas las razas de caballos son susceptibles a la rabdomiolisis esporádica por esfuerzo. Los caballos con la forma esporádica no tienen ningún defecto en su músculo. La causa más común es un ejercicio que excede la capacidad deportiva del caballo, sobre todo después de un periodo de inactividad de días, semanas o meses.

También se produce por dietas altas en Hidratos de Carbono o por las deficiencias dietéticas de Sodio, Vitamina E, Selenio o un desequilibrio de la proporción Calcio:Fósforo. Estas deficiencias se dan sobre todo en días calurosos y húmedos en los que se aumenta la pérdida de líquidos y electrolitos en el sudor y existe agotamiento de las reservas de energía muscular.

En algunos casos, los caballos son más propensos a padecer rabdomiolisis después de infecciones respiratorias. Por lo tanto, es recomendable no trabajar los caballos si tienen fiebre, tos, secreción nasal u otros signos de compromiso respiratorio.

MANEJO DE LOS CABALLOS CON RABDOMIOLISIS ESPORÁDICA

Antes de nada, si existen sospechas de que el caballo sufre rabdomiolisis, debemos avisar al veterinario responsable ya que es considerado un caso de urgencia.

El veterinario realizará un análisis de sangre para valorar los niveles de la enzima CK que es la que nos informará de si nuestro caballo sufre este síndrome. En algunos casos, como es el de la rabdomiolisis crónica, deberá tomar una biopsia del músculo para saber la causa de ésta.

Por otro lado, siempre existen métodos para prevenir esta enfermedad. Un programa de ejercicios bien diseñado y una dieta nutricionalmente equilibrada con una ingesta calórica y vitaminas y minerales adecuados son los elementos fundamentales del manejo de la rabdomiolisis esporádica.

En algunos casos, las deficiencias de vitaminas, minerales o electrolitos pueden causar cierto dolor muscular y rigidez en los caballos. Cuando las deficiencias incluyen las Vitamina E y Selenio hay que regular las cantidades en la dieta que impidan así la interacción perjudicial de los radicales libres con las células. La alimentación diseñada para caballos con rabdomiolisis incluye la adición de suplementos en la dieta como el VITA-E PLUS de TRM, que contiene entre otros, estos componentes Vitamina E y Selenio.

A parte, los caballos alimentados con dietas pobres en electrolitos como Sodio, Potasio y Calcio son más propensos a sufrir rabdomiolisis. En épocas calurosas pueden sufrir pérdidas de electrolítos a consecuencia de la pérdida de líquidos (sudor) por el trabajo. Añadir a la dieta suplementos como el ELECTROLYTE GOLD de TRM impedirá el desequilibrio electrolítico durante el trabajo y, con ello, disminuirá la incidencia de miositis.

Para prevenir que los caballos sufran este síndrome debemos comenzar regulando la producción de ácido láctico. Es un punto estratégico para evitar el daño muscular y la aparición de “agujetas” en el caballo tras un ejercicio intenso. La suplementación con NEUTRACID  ayuda a neutralizar el ácido láctico y a reemplazar las sales alcalinas gracias a su composición a base de citrato sódico y ácido cítrico.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.