Muchos comederos no se desprenden de la pared, lo que dificulta su limpieza. Sin embargo, esto no significa que no tengan que ser limpiados.

Los cubos y alimentadores sin limpiar pueden convertirse en fuentes de moho. Como mínimo, esto podría alejar a su caballo del pienso, pero también podría tener consecuencias más negativas.

Frecuencia
La frecuencia con la que los comederos y los cubos requieren una limpieza depende de varios factores, incluido el tipo de alimento que contiene y el clima.

El pienso seco o los cereales normalmente no dejan mucha suciedad en el fondo del recipiente. Sin embargo, los alimentos con niveles altos de melaza de aceites pueden ser pegajosos, y lo mismo si se les agrega al pienso seco o los cereales.

En los meses de verano, estos residuos puede atraer moscas, siendo un lugar propicio plagas, y también un lugar potencial para que pongan huevos. Por lo tanto, los comederos pueden necesitar ser lavados que se usen y con mas razón en climas más cálidos y húmedos.

En establos donde se comparten los cubos del pienso entre los diferentes caballos, estos tienen que ser limpiados diariamente ya que pueden permitir la propagación de enfermedades entre los caballos.

Cómo limpiar los comederos para caballos.

Simplemente use agua, un detergente suave y un cepillo duro. Si los comederos fijos no se pueden bajar para limpiarlos, considere hacer varios orificios pequeños en la parte inferior para que el agua pueda drenar después de lavarlos.

Realice los agujeros desde adentro hacia afuera de manera que los bordes ásperos creados queden en la parte inferior del cubo y no se enganchen en el hocico del caballo mientras comen.

Después de lavar con detergente suave, remoje los cubos en una solución desinfectante.

Contaminación de medicamentos

Aparte de lo obvio, hay otra razón importante para mantener los cubos limpios. Los cubos también pueden ser una fuente de contaminación de medicamentos, lo que puede tener serias implicaciones si compites.

Por ejemplo, en 2009, Michael Whitaker fue declarado culpable de dopaje involuntario de su semental, Tackeray, con la hormona femenina altrenogest, encontrada en Regumate. Esta hormona se estaba administrando legalmente a las yeguas en su cuadra, y tras una investigación se llegó a la conclusión de que este medicamento habia llegado a Tackeray por una contaminación involuntaria en los cubos de pienso mal limpio. Recibió una suspensión de cuatro meses de la competición.

Si hay caballos en el establo que requieren medicamentos, recomiendo usar un sistema de cubos codificados por colores. Por ejemplo, solo administre Regumate en un cubo rosado y ningún caballo macho se alimentará de un cubo rosado. Esto, además de la higiene adecuada del cucharón, debería reducir el riesgo de un error desafortunado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.