Después de semanas, meses o años de búsqueda, por fin has encontrado el caballo de tus sueños.

No ves el momento de que tu caballo llegue a su nuevo hogar y empezar a trabajar o salir de paseo con él. Pero antes de que el caballo llegue tenemos que tener un plan para hacer cambios en su alimentación.

El tracto gastrointestinal del caballo es un delicado sistema de órganos que contienen poblaciones frágiles de COMIENDOmicroorganismos, y cualquier cambio repentino en su dieta puede darnos un gran disgusto. Los más habituales son malestares abdominales y/o cólicos.

Antes de comprar un caballo, seria prudente que nos enterásemos cual es la rutina de alimentación que lleva hasta ahora. Algunas de estas preguntas pueden incluir:

1.-  ¿Qué tipo y la cantidad de heno y / o concentrado que el caballo recibe a diario?
2.- ¿Cuántas comidas diarias hace? Uno, dos, o más?
3.- ¿El caballo tiene acceso a los pastos de forma regular?
4.- ¿Toma algún tipo de suplementos?
5.- ¿Ha mostrado alguna alergia relacionada con la alimentación?
6.- ¿Alguna vez ha tenido un cólico u otro problema con la alimentación?

Si es posible, el comprador debe tratar de adquirir un poco de heno y concentrados del anterior propietario, para realizar el cambio a su nueva alimentación de forma progresiva y en aproximadamente una semana o diez días.

Los propietarios deben comenzar alimentando con el heno del anterior propietario y luego, gradualmente, añadiendo más y más del nuevo forraje.

Si el caballo muestra signos de cólicos durante el período de transición, póngase en contacto con un veterinario inmediatamente. Asegúrese de comunicarle al veterinario todos los cambios en la dieta del caballo.

Los caballos a veces no beben agua cuando se les cambia el sabor, sobre todo si es de una fuente que no están acostumbrados, como un bebedero automático. Si no está seguro si el caballo está bebiendo del bebedero automático, ofrecerle un cubo tradicional que le permitirá controlar más fácilmente la ingesta.

Para finalizar aconsejar que hay que tener paciencia cuando hagamos estos cambios y no acelerarnos ya que el sistema digestivo del caballo tiene que cambiar todos los microorganismos para adaptarse a la nueva dieta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.