El maíz, es una planta de grano grande cultivada por los pueblos indígenas americanos. La granos de maizparte que se usa para la alimentación equina son los granos que nacen en la mazorca.

La calidad de maíz se juzga por el contenido de humedad y el porcentaje de granos bien formados.

El maíz puede ser administrado de las siguientes formas:

En la mazorca que es alta en fibra y baja en energía. Esta forma es recomendable para caballos que comen demasiado rápido. Tiene en su contra que algunos granos pueden pasar sin ser masticados y provocar problemas digestivos.

Maíz machacado, es mas digestible y guarda todas las propiedades. Aumenta la digestibilidad  al permitir que los jugos digestivos penetren en la base del grano.

Maíz Vaporizado.  Se humedece y se aplana. Aumenta la digestibilidad al haber mas superficie para que actúen los jugos gástricos.

Maíz triturado o molido – Este tipo de procesamiento hace que el grano quede demasiado fino y podría pasar a través del intestino delgado rápidamente, lo que puede conducir a la fermentación en el intestino grueso. Esto puede conducir a un cólico en el caballo.

El maíz tiene alto contenido de energía. Proporciona de dos a tres veces más energía que el mismo volumen de avena. Por esta razón hay que tener cuidado sobre la cantidad de maiz que ofrecemos a nuestro caballo.

Los granos de cereales sin cáscara, como el maíz y la cebada, son fuentes de energía más concentrada, pero esto también hace que sea menos fibrosa.

El maíz se compone de 71% de almidón, 4% de grasas, 8% de proteína, y 2,2% de fibra (poca cantidad a menos que se les alimente con la mazorca).

La proteína es generalmente deficiente en lisina y triptófano, así que la suplementación de aminoácidos es a menudo necesaria. El grano de maíz es bajo en calcio.

El maíz es el único grano con alto contenido de caroteno, que se convierte en vitamina A en el intestino delgado. Esto hace del maíz una buena fuente de vitamina A que es necesaria para la vista, el crecimiento y la formación de tejido.

El maíz y el azúcar tienen el mismo índice de glucémico, por lo tanto, una taza de maíz tendrá el mismo efecto sobre el cuerpo como una taza de azúcar, por lo que puede conducir a la excitabilidad.

El almidón de maíz se divide principalmente en el intestino delgado del caballo por una enzima llamada amilasa. Este proceso produce de manera eficiente glucosa, un tipo de azúcar sencillo esencial para alimentar algunas funciones corporales.

Debido a su alta densidad de energía y la forma de fácil acceso de los hidratos de carbono, mazorcael maíz ha conseguido tener reputación de «calentar» a los caballos.

Hay que tener en cuenta que esta subida de energía se agota rápidamente y da la impresión que en un principio el caballo esta muy nervioso

¿Por qué alimentar a los caballos con maíz?
Para la mayoría de los caballos el maíz es demasiado denso en energía. El maíz sigue siendo muy buen ingrediente en una comida de caballo y cuando se utiliza correctamente puede proporcionar valiosas fuentes de energía. Sólo asegúrese de que cualquier grano (o concentrado) pueda satisfacer las necesidades diarias para alcanzar una dieta equilibrada para cada caballo individual

Caballos con ciertas condiciones metabólicas, como la resistencia a la insulina o la obesidad no deben tener maíz incluido en sus dietas.

El maíz proporciona mucha energía, y la energía es necesaria durante el tiempo frío, Así muchos propietarios de caballos aumentan la ingesta de maíz durante el invierno.

El aceite de maíz es una forma altamente concentrada de calorías, así que muchas compañías de alimentos lo añaden en sus productos.

¿Cuáles son los riesgos?

· Sobrecarga de almidón

El maíz es procesado en el intestino delgado, pero si un caballo come demasiado, parte de este puede entrar al intestino grueso sin digerir. Esto alterará el equilibrio de las bacterias buenas en el intestino grueso que se supone que debe digerir la fibra. Este desequilibrio nos dará lugar a trastornos digestivos tales como diarrea, cólicos y laminitis.

· Caballos mayores:

Los caballos más viejos tienen más dificultades con la digestión, muchas veces debido a problemas de los dientes. Los caballos más viejos (o cualquier caballo con mala dentadura) tendrán dificultades para comer el maíz entero.

· Las micotoxinas:

El maíz es susceptible a diversos hongos que producen micotoxinas que tienen graves efectos sobre la salud del caballo.

Este peligro es más frecuente en los estados con climas cálidos y húmedos durante el período vegetativo del maíz.

Las micotoxinas se producen durante el crecimiento de la planta y dependen de manipulación o almacenamiento después de la cosecha.

¿Para que tipo de caballos es aconsejable?

Este grano altamente digerible es una gran forma de energía digestible para los caballos que necesitan ayuda en el mantenimiento de un buen estado corporal y también para caballos de deporte y trabajo

Los caballos que son obesos, resistentes a la insulina, o propensos a la laminitis no deben ser alimentados con maíz o cualquier alimento que contenga maíz.
A pesar de que tiene mala reputación debido a su alto contenido de almidón, es, todavía una valiosa pieza de la formulación de una alimentación, siempre y cuando se le dé la atención al nivel de almidón una vez terminado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.