Ha llegado el invierno y el hecho de que salga agua fría de la manguera lo hace oficial . En vez de lamentar la falta de lujos como el agua caliente , o que el estilo de vida del caballo no permita un baño de cuerpo entero , utiliza un poco de imaginación para mantenerlo limpio en estos días fríos .

1 . Un baño con una toalla caliente

Una toalla de baño con agua caliente dejará al caballo sorprendentemente limpio . Retira primero el lodo y la suciedad apelmazada. Luego coge varias toallas medianas , llena un balde con el agua más caliente que puedas encontrar. Cuanto más caliente esté el agua , mejor se va a quitar la suciedad y el polvo. Puedes usar guantes de cocina de goma si la temperatura del agua es demasiado caliente.

Remoja una toalla en el cubo de agua , retuercela para elliminar la mayor cantidad de agua posible , y frota el pelo con fuerza en ambas direcciones ( con y contra el crecimiento del pelo) . Enjuaga la toalla si es necesario y repite , trabajando sobre pequeñas secciones a la vez. Es posible que tenga que cambiar el agua si el caballo esta muy sucio.

Cuando termines un área , con una toalla seca frota el pelo de la misma manera . La última pasada debe ser en contra de la dirección del pelo, lo que le ayudará a que se seque más rápido. Tan pronto como termines, cubre el caballo con una toalla seca para que no pase frío y para acelerar el secado más fresco. Una vez que esté seco, rocía el pelo con un acondicionador para hidratarlo y que ayude a repeler el polvo , y luego terminar con un cepillado.

2 . Esponja del baño

Independientemente de lo bien que cepilles a tu caballo, es posible que tenga sudor cubierto de fango. La esponja con agua tibia es el mejor método para un baño de todo el cuerpo. Se puede mantener  la mitad del cuerpo cubierto mientras se lava la otra mitad. Exprime el exceso de agua de la esponja y frota las zonas sudorosas , a partir de las orejas del caballo. Enjuaga frecuentemente la esponja. Por último , frota las áreas con una toalla seca y deja el pelo de punta para que seque antes.

3 . Desafiando el frío

Aunque puede hacer demasiado frío para un baño completo , generalmente podemos dar con una  manguera desde los codos hacia abajo. Comienza en la parte inferior de sus piernas y poco a poco ve ascendiendo. En el momento en que llegues a la parte superior de las patas , debe estar acostumbrado, se puede lavar entre sus patas delanteras y traseras sin que pase frío .

El trabajo tiene que ser lo más rápido posible en un área protegida de corrientes de aire o viento. Evita que le entre agua fría a lo largo de la línea de la espalda o los cuartos traseros , ya que estas zonas son más sensibles al frío. Seca con toallas secas cuando termine , y cubrelo con una manta hasta que esté seco.

También puedes lavar la cola del caballo con agua fría , siempre y cuando sea por debajo del coxis . Usa una esponja para la parte superior de la cola. Debido a que no hay moscas durante el invierno , también puedes trenzar o embolsar la cola del caballo para ayudar a mantenerla limpia.

4 . No te olvide de algunas zonas.

Presta especial atención a las áreas alrededor de las orejas , debajo de la mandíbula y en la parte posterior de sus espolones . Son propensos a irritarse por la suciedad y los restos de sudor, que puede conducir a úlceras de invierno.

Mantener el caballo limpio durante los meses de invierno es un reto, pero vale la pena el esfuerzo extra. Tu caballo puede seguir siendo tan lanudo como un mamut , pero va a estar limpio y listo para un día de paseo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.