Empezar un nuevo año acarrea nuevos retos y oportunidades. Considere algunas de estas sugerencias, combinadas con recordatorios clásicos, para ayudarle a mejorar la salud y la felicidad de su caballo.

Enero: empiece evaluando todos los componentes de la dieta de su caballo para asegurarse de que no existan excesos o deficiencias de nutrientes.

Esto también brinda la oportunidad perfecta para evaluar el peso actual del caballo y asignar los puntos apropiados en la condición corporal (BCS).

Independientemente de si su caballo es un atleta de élite, un guerrero de fin de semana, una cría o una mascota de pasto, tenerlos delgados o con sobrepeso plantea múltiples problemas de salud.

Recuerde que los niveles de vitamina E en los forrajes secos en esta época del año son bajos. Muchos caballos, especialmente las reproductoras, pueden beneficiarse de una suplementación de esta vitamina.

Febrero y Marzo: Asegúrate de que los caballos tengan un sitio donde refugiarse. Los caballos mojados buscan refugio incluso en temperaturas suaves con mayor frecuencia que los caballos secos.

No se olvide de la salud respiratoria de su caballo, protegiendo la “zona de respiración” del polvo, mohos y otras partículas respiratorias pequeñas. Los estudios demuestran que los ácidos grasos omega-3, favorecen la salud respiratoria.

Abril y Mayo: las lluvias de Abril hacen que los pastos y las flores de Mayo estén llenos de carbohidratos no estructurales.

Por muy emocionado que esté su caballo al atiborrarse de esta exuberante oferta, evite la aventura de primavera, especialmente cuando se trata de caballos con laminitis crónica, resistencia a la insulina o síndrome metabólico.

CABALLOS PASTANDO EN LIBERTAD

Utilice la rotación de pastos, los bozales de pastoreo para evitar cólicos. y estabilizar el PH en el intestino posterior cuando los caballos ingieren altos niveles de fructanos y carbohidratos no estructurales, protegiéndolos de la acidosis del intestino posterior.

Junio: La aclimatación adecuada de los caballos para competir requiere la consideración de múltiples sistemas corporales, especialmente los aparatos cardiovasculares y musculoesqueléticos.

Tómese el tiempo suficiente para preparar su caballo para la temporada de competición, descanse cuando sea necesario y pruebe nuevas estrategias de entrenamiento si su caballo se aburre con la rutina.

Julio y Agosto: Mantenerse fresco en el verano es tan importante como mantenerse caliente en el invierno, especialmente en caballos de deporte, para evitar el golpe de calor. La sal, ya sea sal suelta o en bloque, o los electrolitos ayudan a fijar los liquidos en el organismo.

Septiembre: el desgaste de la competición puede alcanzar incluso al atleta más apto y con más éxito. Si su caballo siente el desgaste del entrenamiento y la competición, considere uno o más suplementos para las articulaciones.

Como siempre, tenga en cuenta todos los componentes de la ración de su caballo, incluidos todos los suplementos nutricionales, al realizar ajustes en la dieta. No todos los suplementos y alimentos funcionan bien juntos.

Octubre: Después de un año ocupado y evalua los éxitos. Tómese un momento e identifique dónde se deben hacer cambios y mejoras. Tenga en cuenta la condición corporal de su caballo para asegurarse que se mantiene entre el 5-6 en la escala de Henneke de nueve puntos.

Noviembre y diciembre: ¡Es hora de preparar los potros! Asegurar una salud óptima, incluida la puntuación de la condición corporal y la salud de los cascos. No se olvide de la variedad de beneficios que las yeguas reproductorss obtienen de los suplementos de ácidos grasos omega-3. El aceite de pescado también apoya la salud del potro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.