Los caballos han evolucionado para comer una amplia variedad de vegetación, pero existen diferencias entre el caballo salvaje y el caballo domesticado. Un caballo en libertad en busca de comida consume nutrientes como hidratos de carbono y grasas en una forma muy diluida, porque los pastos son por lo menos 75 por ciento de agua. Los caballos salvajes también realizan más ejercicio que los caballos domesticados, que es importante para la buena función intestinal.horse-60153_640

El estar mas diluido, es importante porque la mayoría de los trastornos intestinales del caballo están relacionados con el intestino grueso. El intestino grueso del caballo es esencialmente una cuba de fermentación. Los nutrientes son divididos primero por las bacterias y los protozoos que viven en el intestino grueso, convirtiéndose en proteínas, grasas y carbohidratos que el cuerpo puede utilizar.

Cuando gran cantidad de alimentos llega al intestino, y ademas es diferente, las encimas del intestino no pueden gestionarlo. Esto, a su vez, puede cambiar la química en el intestino y causar problemas. Las consecuencias para el caballo pueden ser gases, distensión leve, diarrea o cólicos en toda regla.

Por ello los cambios de la alimentación de nuestros caballos tiene que hacerse gradualmente, para que las encimas del intestino se adapten a la nueva alimentación. Esto es una cosa que la mayoría de la gente lo sabe.

Sin embargo, lo que no saben es que los cambios de heno, también puede ser malo. El intestino grueso es el sitio principal para la descomposición del heno. Incluso si siempre alimenta el mismo tipo de heno, la cantidad de azucares pueden variar de un corte a otro.

Incluso los cambios rápidos en las plantas de pasto pueden causar problemas para su caballo si su composición cambia demasiado. Esto es especialmente relevantes en la primavera y el otoño, cuando los pastos están creciendo (o vuelva a crecer) a un ritmo rápido.

Para que los cambios de alimentación no sean traumáticos para la salud de nuestro caballo habría que seguir unas simples pautas:

.- Introducir alimentación grano gradualmente

.- Dejar pasar  tres días entre cada aumento en el grano para que el organismo se adapte.

.- Hacer cambios en heno gradualmente.

.- Acostumbrar al caballo caballo al nuevo pasto gradualmente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.