Los abscesos producen cojeras en los caballos después de que la causa que los genera tenga lugar. Por eso, muchas veces somos incapaces de identificar el origen y pueden volver a aparecer.

¿Qué es un absceso?

Un absceso es una acumulación de pus muy localizado que forma una burbuja. A medida que la infección crece, esa burbuja de pus se expande y desplaza a los tejidos que la rodean.

En algunas partes del cuerpo ese aumento no produce dolor, pero cuando lo hace dentro del casco, la dureza no permite el desplazamiento de tejidos, y esta presión genera mucho dolor, y las cojeras son intensas.

Esta infección busca salida, normalmente por la banda coronaria o los bulbos del talón, ya que le resulta imposible penetrar el casco. El pus aflora por estas zonas y libera presión en el absceso, lo que alivia al caballo y tal vez nos haga pensar que el caballo está mejorando, pero sin tratamiento esa mejoría solo será transitoria.

Imagen abscesos_en_el_casco_del_caballo
Caballo afectado por un absceso, que no apoya el pie

Causas de los abscesos de los cascos de los caballos

Objeto punzante

El caballo pisa un objeto punzante que penetra e introduce la infección. Pueden ser piedras afiladas, alambres, clavos o cualquier objeto que penetre lo suficiente como para alcanzar zonas irrigadas y dejar allí las bacterias. No importa que el objeto vuelva a salir y la propia elasticidad del casco cierre el orificio de entrada, se han introducido bacterias que colonizarán los tejidos y crecerán en número.

Clavos “arrimados”

Son los clavos de las herraduras que sin querer han quedado localizados demasiado cerca de las zonas vivas del casco.

El clavo al introducirse también lleva bacterias. Si el clavo se coloca es su sitio correcto, que es la parte cornea o muerta del casco, las bacterias no sobreviven, pero si se alojan en una zona viva, proliferan y causan infección.

Excesivo rebaje de la suela en los caballos descalzos

Cuando un caballo herrado se descalza debe de pasar un periodo de transición de aproximadamente un año en el que debemos ser muy estrictos y cuidadosos en el recorte.

El excesivo rebaje de la suela en un intento de acelerar la adaptación no trae más que consecuencias negativas. Si a la delgada capa que hay de suela, le sumamos un rebaje excesivo, estamos facilitando que cualquier mínima lesión produzca la entrada de bacterias.

Además, con una suela tan fina se facilita la formación de hematomas con un mínimo golpe.

Hematomas en el pie del caballo

Esta sangre coagulada es un medio de cultivo ideal para bacterias circulantes en la sangre o bacterias que lleguen por pequeñas fisuras. En este caso el absceso tiene el mismo origen infeccioso que los producidos por objetos punzantes

Pero en ocasiones el hematoma es atacado por los glóbulos blancos sin necesidad de que existan bacterias, y entonces se llaman abscesos estériles, formados por sangre coagulada y distintas células de defensa del organismo.

Alternancia de suelos muy secos y suelos húmedos

Los suelos muy secos deshidratan la estructura cornea y contraen el casco. Se crean pequeñas grietas que se rellenan de suciedad y bacterias.

Cuando el suelo se vuelve húmedo ablanda el casco, lo que permite que esas bacterias alcancen la parte sensible del pie y se forma el absceso.

Mantén una uniformidad en la humedad del casco mediante cremas o aceites específicos.

Boxes sucios

Un box sucio tiene muchas bacterias y además es húmedo.

Fisuras y grietas amplias

Si el casco de tu caballo tiene tendencia a agrietarse también está predispuesto a que entren bacterias.

Síntomas de un absceso en el pie

Los abscesos producen cojeras que están dentro de las cojeras denominadas bajas.


Vídeo sobre cojeras bajas en el caballo

Son cojeras de aparición repentina y de alta intensidad. Si ocurre esto, llama de inmediato a tu veterinario, que establecerá un tratamiento precoz y por tanto más efectivo, y la recuperación será más rápida.


Vídeo sobre absceso en el caballo

Cuando aparece un absceso siempre necesitará tratamiento, si lo retrasas para ver cómo evoluciona, solo evolucionará a crecer más.

Por otro lado, una cojera baja, intensa y repentina también puede tener otras causas y el veterinario hará un diagnóstico diferencial para descartar o confirmar el absceso.

Lo mejor de todo esto es que tienen muy buena evolución con un buen tratamiento y con un buen cuidado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.