En su ambiente natural, el caballo anda unos 80 kilómetros por día, y por ello, son considerados como animales nómadas.

El caballo pasta entre dieciséis y veinte horas por día, y el tipo de alimentos que comerá será variado. Las plantas que consumen puede variar, pero típicamente, serán de baja calidad nutricional, pero de alta cantidad de fibra.

Así, que después de haber considerado el hecho de que los caballos pastan continuamente y gran parte del día; si queremos que nuestros caballos continúen su vida lo mas parecido a lo que ha sido siempre, tenemos que intentar adaptar su dieta para que sufra los menos cambios posibles.manada

El sistema gastrointestinal del caballo esta diseñado para digerir altas cantidades de forraje de baja calidad de manera casi continua. En base a esto la dieta principal del caballo debe ser el forraje, ya que su tracto gastrointestinal lo asimilará mejor.
Hay que tener en cuenta, como he dicho antes que el caballo es un animal nómada y nosotros lo hemos reconvertido en sedentario, ya no recorren las amplias zonas si no que los hemos confinados en boxes.

También hemos cambiado el uso que se hace del caballo, antigüamente el caballo era un animal de trabajo, pero hoy en día es un animal de ocio o de deporte. Y debido a esto, hemos tenido que incluir niveles mucho más altos de energía en su dieta.

Por lo general, hemos hecho esto a través del suministro de cereales en la dieta, como por ejemplo, la avena, la cebada . No sólo hemos cambiado los tipos de comidas, si no también las cantidades de raciones diarias, ahora se les da dos y como mucho tres veces al día.

Debemos administrar una cantidad mínima de forraje para poder mantener la salud intestinal, y eso es un kilo de forraje por cada cien kilos de peso.

Por desgracia, estamos encontrando algunos problemas asociados con esto. Los caballos pueden desarrollar un gran número de trastornos tales como ulceración gástrica, acidosis, azoturia, laminitis, cólicos, etc.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Es importante tener en cuenta y comprender la anatomía y la fisiología del tracto digestivo equino, de manera que podamos trabajar con las dietas sin dañar la integridad del sistema. También es importante que entendamos las necesidades de comportamiento del caballo.

Por ello el mejor consejo que se puede dar, es que intentemos mantener la forma de vida tradicional del caballo, dando una alimentación rica en forrajes de buena calidad y cuantas mas veces al día mejor.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.