Esta claro que frio no hace, y si mucho calor. En estas fechas de verano no siempre podemos adaptar nuestros horarios para que nuestros caballos no tengan que sufrir los calores.

Es verdad que si nos ponemos a buscar en Internet encontraremos un montón de artículos de como alimentar a nuestros amigos en invierno, pero no hay mucho de como adaptar la dieta a los meses de verano.

Así que me he puesto manos a la obra y os dejo unos consejos para esta época del año.

A modo de introducción decir que la temperatura neutral térmica del caballo es de unos 20º C., lo que significa que por encima o por debajo de esta temperatura empieza a gastar mas energía  para calentar o enfriar el cuerpo.

 

1) NO OLVIDAR LOS ELECTROLITOS

Cuando los caballos sudan, los minerales que pierden en mayores cantidades son el sodio y el cloruro (comúnmente conocido como sal) y potasio. Estos minerales se conocen como electrolitos. La reducción de estas sales interfiere con la contracción muscular y el resultado puede ser la fatiga o el bajo rendimiento. Los electrolitos se proporcionan en la dieta para reemplazar los minerales perdidos en el sudor y aumentar el consumo de agua para compensar la pérdida de agua por el sudor. Lo caballos con dietas de heno y grano son propensos a requerir electrolitos adicionales debido a los bajos niveles de sodio y cloruro (sal) presentes en el heno.

2) REDUCIR LA INGESTA DE PROTEÍNAS 

Cuando se ofrece demasiada proteína el caballo necesita gastar energía para romper la molécula. Este proceso secaballo de vacaciones llama desaminación y genera más calor metabólico en comparación con la digestión regular y absorción de proteínas en la dieta.

Este calor se compensa con la sudoración y un aumento de la respiración, lo que lleva a un aumento de ingesta de agua para eliminar el aumento de calor. Un caballo en trabajo fuerte solo necesita un 10% en la dieta total y que es fácilmente alcanzable con un heno de buena calidad y una mezcla convencional.

3) PROPORCIONAR AGUA LIMPIA Y FRESCA

Proporcionar agua limpia y fresca a la temperatura adecuada. Una de las causas más comunes de la fatiga en el caballo de deporte es el sobrecalentamiento. Mantener el caballo bien hidratado asegurará una cantidad adecuada de agua en el cuerpo del caballo, para mantener tasas de sudoración normales y  la temperatura corporal normal y así evitar la fatiga.

4) CAMBIAR LA ALIMENTACIÓN A OTRA RICA EN GRASAS

La grasa se digiere, absorbe y metaboliza de manera más eficiente que cualquier otro nutriente, produciendo menos calor metabólico.  Esto es importante durante el tiempo de verano, porque la reducción de la carga de calor del caballo va a reducir la energía necesaria para bajar la temperatura del cuerpo, lo que puede reducir las necesidades calóricas y de agua.

5) NO DEJE QUE SU CABALLO SE PONGA DEMASIADO GORDO

La grasa corporal actúa como aislamiento para reducir la pérdida de calor. Esto es una ventaja para el caballo en un clima frío, pero el exceso de grasa durante el tiempo caluroso sería un inconveniente. Una condición corporal adecuada entre 4,5 a 5,5 en una escala de 1,0 a 9,0.

¡Recuerde! Si usted decide hacer algunos cambios en su dieta caballos lo debe hacer poco a poco. Sobre todo cuando hace calor, los cambios drásticos en el tipo o la cantidad de grano o heno podrían trastornar el sistema digestivo de su caballo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.